Translate

Entradas populares

viernes, 21 de junio de 2019

Mañana...




y pasarán los años y los años,
habrá poesía porque existirá la primavera,
el pino irá creciendo...
Se pelearán los hombres y cantará el agua del río.
La brisa golpeará alguna roja mejilla
y perezosa la tortuga se quedará retraída...
Un amigo volverá desde lejos
mientras el heroico soldado
sentirá la Patria
en lo más hondo de su pecho.
Cultivaremos la tierra con denuedo
y la justicia ecuánime
mirará la muerte intempestiva.
Habrá destierro para los insanos
y llorará el arrabal ante el ajetreo
de la ciudad enhiesta.
El enigmático silencio
cabalgará entre las sombras buscando víctimas
y se lamentará el payaso cansado de reír.
Tendremos que enmendar errores
ante la vorágine de los vicios
que aprisionarán las ideas,
pero siempre habrá sonrisas de colores
y lisonjas callejeras.
La magia con almíbar endulzará la angustia
en el claustro de nuestras manías,
y aparecerá ese chiquilín
abrigado con el sol de la inocencia.
Habrá poetas y coplas,
testigos y milagros,
lazos de amor... y melodías.

Luján Fraix



Poema Publicado en la antología
"Alfonsina en Bustinza 1994"
y en "Septiembre" 

miércoles, 19 de junio de 2019

Misstigri



Misstigri es pintora, ilustradora y diseñadora francesa
con gran talento que nos deja
unas acuarelas con claras referencias orientales
y un estilo muy Art Noveau.

Lánguidas y sexys mujeres de belleza delicada
son lo más representativo de esta artista.

Su nombre es Valerie Moigne.

Sus pinturas son claros exponentes de la feminidad
en estado puro.


La sensualidad de sus imágenes, la calidez de sus colores
y la suavidad del trazo
se combinan para dar lugar
a unas ilustraciones únicas e inolvidables.


A Misstigri

Danza,
ríe,
baila
ama...
Enamórate de tu vida,
desborda tu magia.
Brilla,
suelta...
y de una vez por todas
sé lo que sueñas ser.

Anónimo

viernes, 14 de junio de 2019

Tertulias de la abuela: François




La tertulia la voy a compartir
 con alguien que no he conocido,
pero que me ha llegado muy profundamente
su historia: mi bisabuelo François.

(la tacita europea en mi escritorio)

Él llegó a Argentina 
desde  Francia en el año 1880 aproximadamente;
dejó a toda su familia en el viejo continente.

(junto a la tacida su pipa)

El destino hizo que abandonara su país como muchos inmigrantes
en busca de un porvenir y que llegara
a las tierras de mi bisabuela Melanie,
quien había arribado desde Suiza junto con sus padres
y sus ocho hermanos cuando era pequeña.


Melanie era viuda, con seis hijos;
tenía muchas hectáreas de campo que había pagado
con su trabajo arduo y su temple
de mujer de carácter.


Mi bisabuelo no tenía nada,
era solamente un inmigrante que no conocía
el idioma...


mi bisabuela le dio trabajo en su establecimiento,
en aquella casa de campo
rodeada de plantas de frutas, malvones y mascotas.


Era una casa con historia...


Mi bisabuelo se transformó en un guerrero gaucho
y aprendió las tareas rurales.


Dicen que se enfrentó a los indios
y que más de una vez mostró su trabuco naranjero
ante la hostilidad de aquellos hombres.


Ellos se enamoraron y se casaron;


tuvieron tres hijos:
Francisca, José y Eduardo (mi abuelo).


Vivieron felices en aquellas tierras benditas
que amaban con pasión,


abrazando el aire fronterizo,
tomando mates bajo la higuera,
soñando con un porvenir mejor para sus hijos...



Sin embargo,
la muerte sorprendió a mi bisabuelo
una tarde cualquiera;
todavía no había cumplido sus sesenta años.
Mi bisabuela
tuvo que salir adelante sola nuevamente,
sabía como hacerlo
porque fue un ejemplo de mujer
para muchas generaciones,
sus descendientes.

Hoy les rindo este homenaje
aunque siempre estarán vivos
en mi recuerdo.


Yo soy François Fraix.
Amo a Francia,
de allí vengo...
congelando las horas,
buscando entre el confín brumoso
el manso fuego del amor.

De allí vengo...
pero volveré a recorrer
tus ojos presentes,
tus resplandores vagos...
porque mi vida
está dormida en tus calles.

Luján Fraix


En este libro cuento su emotiva historia
de desarraigo y de amor.

sábado, 1 de junio de 2019

Junio, el mes del invierno





Comienza JuNio y en el hemisferio sur llega el invierno. 

Trae consigo aleteos fugaces de nostalgias compartidas, recuerdos imborrables, esperanzas... Yo siempre digo que las estaciones están en el alma; no hace falta que sea primavera o verano para ser feliz. La dicha está dentro de uno mismo y no hay modelos, cada persona ve y siente la felicidad de manera diferente. Eso es lo bueno: ser únicos.

El mes de JuNio tiene algo de lluvia, de cielo gris, de andar buscando tiempos... cuando el recuerdo me trae a una gatita (Millie) que partió hace seis años, un 29. Ella me amaba tanto!!! y yo lo mismo. Es que su compañía era luz que encendía alguna candela al abrigo de mis versos cuando mi padre estaba en un sanatorio y mi madre (ya enferma) lo cuidaba sentada en una silla junto a él.

Un amor se fue en busca de otros rostros en este mes por aquellos años y yo sentí que me moría, pero las horas me devolvieron a un presente de responsabilidades, cordura, madurez; la que siempre he tenido desde tiempo inmemoriales.

Les deseo los mejores sueños y a vivir que todo es demasiado corto y transcurre como en un soplo.

martes, 21 de mayo de 2019

Ayer


Obras de Robert Duncan



Cristalinos tiempos de mi niñez...
Recuerdo los momentos junto a la higuera
soñando historias color de rosa,
mientras un huracán de risas
borraba las siestas con su monótono retumbar...
y despertaba a los vecinos,
que agolpados en las veredas de aquel estío,
inventaban la brisa de la tarde
con abanicos multicolores.

Luján Fraix