Translate

viernes, 17 de agosto de 2018

Tertulias de la abuela: José de San Martín


Monumento al General San Martín en Boulogne-Sur-Mer


Hoy voy a compartir la tertulia
con el prócer más destacado de nuestro pueblo argentino
porque se conmemora el día de su fallecimiento.
También quiero mostrarles 
su Casa-Museo.


***

José Francisco de San Martín (1778-1850)
fue un militar sudamericano cuyas campañas fueron decisivas
para las independencias de la Argentina,
Chile y Perú.


San Martín y Bolívar son considerados los dos libertadores
más importantes de Sudamérica de la colonización española.


En la Argentina se lo reconoce como
"El Padre de la Patria"
y se lo valora como el principal héroe y prócer nacional.


En el Perú se lo nombra como libertador del país,
con los títulos de "Fundador de libertad del Perú",
"Fundador de la República"y
"Generalísimo de las Armas".

El ejército de Chile le reconoce el grado de Capitán General.


Tras la muerte de su esposa Remedios en 1823, en Buenos Aires,
San Martín dejó su finca en Mendoza,
recogió a su hija y abandonó para siempre la argentina.

María de los Remedios Escalada (esposa)


No pudo ingresar a Francia como quería y residió unos meses en Inglaterra,
antes de radicarse en Bruselas.


En 1848, las revueltas que culminarían en la segunda república
lo hicieron radicarse en Boulogne-Sur-Mer
sobre el canal de la Mancha.
Alquiló los altos de la casa situada en el Gran Rue 105.


Mortificado por una úlcera y las gastralgias, recluido por el reuma,
renegando contra las cataratas que le impedían leer y escribir,
vivió allí sólo dos años.


En esta casa murió el 17 de agosto de 1850,
rodeado de su hija, su yerno Mariano Balcarce y sus dos nietas.

La casa fue adquirida por el Estado Argentino en 1926,
a través de la suscripción directa en las escuelas.
En 1928 fue convertida en Museo y sede del Consulado hasta 1966, 
cuando se destinó exclusivamente a Museo.

El primer piso tiene sus salas con colecciones de uniformes, armas y objetos diversos,
y una galería de cuadros.
El segundo piso, con réplica de los muebles originales, 
permite asomarse a la intimidad del general y su familia.

Con su hija Merceditas


"LAS MÁXIMAS PARA MI HIJA"

San Martín escribió una lista de consejos para su hija Merceditas.

*Humanizar el carácter y hacerlo sensible aun con los insectos que nos perjudican.
Ha dicho a una mosca abriéndole la ventana para que saliese
"Anda, pobre animal, el mundo es demasiado grande
para nosotros dos".

*Inspirarle amor a la verdad y odio a la mentira.

*Inspirarle una gran confianza y amistad, pero unida al respeto.

*Estimular en Mercedes la caridad con los pobres.

*Respeto sobre la propiedad ajena.

*Acostumbrarla a guardar un secreto.

*Inspirarle sentimientos de indulgencia hacia todas las religiones.

*Dulzura con los criados, pobres y viejos.

*Que hable poco y lo preciso.

*Acostumbrarla a estar formal en la mesa.

*Amor al aseo y desprecio al lujo.

*Inspirarle amor por la Patria y por la libertad.




domingo, 5 de agosto de 2018

Los duendes de la casa dulce Nº1 en su categoría




❤❤❤❤❤Gracias infinitas.
Los quiero. Un abrazo grande.


Buenas y Santas...Los hijos olvidados, por Cristina Suárez




🌹BUENAS Y SANTAS...Los hijos olvidados, por Cristina Suárez
En la Argentina de 1910 y en La Candelaria, el hogar de doña Emma y los suyos, las cosas no son tan sencillas como deberían ser. Su hija Felicitas no se siente obligada a seguir las reglas que impone su madre y a medida que va pasando el tiempo suceden acontecimientos que harán todavía más tensa la relación entre ellas. Tanto es así que doña Emma decide abandonar su tierra y llevarse a Felicitas a París con la compañía de su criada Remedios.
Cuando regresan, tras casi dos años en el viejo continente, las tres se muestran distintas. Su familia y sus empleados saben que algo ocultan, los secretos entre ellas, su hermetismo ante los hechos que se revelan a su llegada llenan de dudas la existencia de los que están a su alrededor.
Luján Fraix nos conduce con maestría hasta el final de su novela para aclararnos el motivo de tantos años de calladas respuestas que doña Emma llevaba a rastras durante gran parte de su vida. No sólo se sabrá su pasado oculto sino el de Felicitas, un secreto guardado hasta las últimas páginas y que sorprenderá a todos.
La trama está muy bien llevada a través de la forma de pensar de los personajes en unos tiempos en los que sí importaba el qué dirán, en unos momentos en los que la sociedad condicionaba la forma de actuar. Pero la verdad poco a poco tiene que ser contada y dos personajes misteriosos serán los encargados de hacer que vea la luz.
Es una novela de sentimientos, de amores, de rencores, de misterios... Es una novela que nos conduce a reflexionar sobre la vida y sus consecuencias. Es una novela que nos muestra a una familia de principios del siglo XX, en la que los protagonistas tienen que guardar las apariencias para hacer frente a la moralidad de la sociedad en la que viven. Me ha gustado mucho la manera en la que la autora nos hace sentir todo eso a través de sus protagonistas