Pepe, el gran nadador



El lunes nadie trabajó en la laguna porque cuando Grillito iba a iniciar su canto, o Tomasita, la rana, sus saltos o Perrito Lanudo su vigilancia, oyeron que alguien cantaba con hermosísima voz:

-¡Arroz con dulce yo quiero comer con una cucharita y un alfiler!
-Nunca he oído cantar tan bien. Lorito Paparrica es maravilloso-aplaudió Pepe el patito.

El martes nadie trabajó en la laguna, porque cuando Prudencio Ternerito iba a limpiar su casa o Alfredita, la oveja, su cocina o Tina la gallina sus pollitos, vieron  a Luciano, el conejo, que paseaba orgullosamente.

-Debe ser estupendo actuar de ayudante de mago como Luciano, el conejo-dijo Pepe- ¡Y además, duerme todas las tardes la siesta en una galera!-suspiró el patito.

El miércoles nadie trabajó en la laguna, porque cuando Mariela, la perdiz, estaba dispuesta a fabricar su nidito o Eloy, el cerdo, a agrandar su pozo de agua o Federico, el ratoncito, a instalar una fábrica de queso, pasó Céfiro, el potrillito, chacachac, al galope.

-¡Qué suerte tiene Céfiro!¡Corre mejor que el viento!- lo admiró Pepe, el patito.

El jueves Pepe estaba muy triste, muy triste.
-No tengo ganas de ir al mercado de compras con mi canasta de mimbre-dijo.
-¿Qué te sucede, patito?-preguntó en ese instante Rubita, la muñeca rubia.
-Pues, yo no sé cantar como Paparrica, no ayudar a un mago como Luciano, no correr como Céfiro... No sé hacer nada-comenzó a explicar Pepe.

Pero Rubita, mientras hablaba su amigo, vio pasar a Dorotea, la mariposa. Dio un salto para alcanzarla, luego otro... y...
-¡Socorroooo!¡Me caí al aguaaaaaa!-gritó Rubita, desde la laguna.
-¡Socorroooo!¡Se cayó al aguaaaa!¡Sálvenla!-gritaron todos.

Pepe de una zambullida, llegó hasta Rubita que estaba verdaderamente asustada.
-Espera, yo te ayudaré... Tómate de esta canasta-explicó Pepe alcanzándosela.
Rubita ya había tragado bastante agua pero, animada por el patito, se trepó a la canasta. Un aplauso y un montón de ¡Vivas! premió la hazaña de Pepe que con gran facilidad pudo arrimarse hasta la orilla.

-¡Viva Pepe, el mejor nadador de la laguna!-exclamaron los animalitos.
Rubita se secó con una toalla, se hizo de nuevo los rulitos, dejó el miedo por ahí y regresó de inmediato.
-Pues acá tienes un gorrito para ti y un par de anteojos negros... y muchos besos-dijo la muñequita abrazando a su amigo.-¡Serás un pato importantísimo!.

Ahora Pepe era tan famoso como el más famoso de los habitantes del lugar.
A la mañana siguiente tampoco se trabajó... La verdad es que nunca se trabaja en la laguna porque todos tenían que cantar:

-¡Arroz con agua
ya puede llover,
tenemos un paraguas
y un cascabel!

¿Lo cantamos también?.

Cuento de Inés (1962)


Las princesas de Mark Lovett








El tiempo 
se detiene en las rosas
que dan vida
a mis latidos
con su música de ángeles.

Luján Fraix





Ensueño de primavera




Estos lugares paradisíacos
me traen añoranzas de historias compartidas


junto a portales novelados
donde algún amor dibujaba sus mensajes
en cada pétalo.


y nos sentábamos a esperar...
LA VIDA.


Ese sendero era un camino nuevo
hacia lo inesperado,
hacia el futuro tan feliz que deseábamos,
hacia la dicha plena.


Por las noches
nos convertíamos en
"La Bella Durmiente"




Free background from VintageMadeForYou