MANUELITA LA TORTUGA






Manuelita vivía en Pehuajó
pero un día se marcó.
Nadie supo bien por qué
a París ella se fue
un poquito caminando
y otro poquitito a pie.

Manuelita, Manuelita,
Manuelita dónde vas
con tu traje de malaquita
y tu paso tan audaz.

Manuelita una vez se enamoró
de un tortugo que pasó.
Dijo: ¿Qué podré yo hacer?
Vieja no me va a querer,
en Europa y con paciencia
me podrán embellecer.

En la tintorería de París
la pintaron con barniz.
La plancharon en francés
del derecho y del revés.
Le pusieron peluquita
y botines en los pies.

Tantos años tardó en cruzar el mar
que allí se volvió a arrugar
y por eso regresó
vieja como se marchó
a buscar a su tortugo
que la espera en Pehuajó-

María Elena Walsh

"EL GALLITO CRESTITA"



Mi primer libro de cuentos me lo regalaron a los 3 años.
Se llamaba "El Gallito Crestita".
Como no sabía leer todavía a pesar de que ya había aprendido las letras,
inventaba lo que decía cada página y lo repetía en voz alta.
Todavía lo conservo...
De niña, prefería los libros antes que los juguetes.

Luján 2011
Free background from VintageMadeForYou