Kira Panina
















Kira Panina nació en Fryazino (región de Moscú).

Se graduó en la Escuela de Arte Abramtseyo Industrial.

"Estoy comprometida con la pintura, el dibujo,
el diseño de interiores, creando retratos
para aquellos que desean tener mis obras".

Muchas de sus pinturas se encuentran en colecciones privadas
en Rusia y en otros países.


Mis adorados muñecos




Mary Cassatt


Siempre fueron mis amigos fieles, el amor hecho presencia...


Los cuidaba más que a mis juguetes,
sentía que eran vidas sin abrigo...
El sentimiento llamaba a la puerta
de los susurros para decir:
Acá estoy...


Mi madre los adoraba...


Contaba que, en su granja de campo, solía llevarlos
en el delantal de cocina
cuando escapaban de sus cunas rumbo a la casa...


Siempre me gustaron los gatos.
Solía llamar a uno blanco y negro que,
por la calle de tierra, salía en las noches
a hacer su ronda.
Eran muñecos de felpa
que me querían mucho
y que yo, entre caricias,
les entregaba mis primeras palabras, todo mi amor...
Sabía dónde estaba mi felicidad.

Luján Fraix

Pinturas de Lucie Bilodeau

¿Qué es un maestro?



Francis Day. (1863-1942)


Antes de la palabra está el pensamiento.
Y, antes del pensamiento,
está una centella divina que lo puso allí.

Todo, absolutamente todo, en esta tierra tiene sentido
y las cosas más pequeñas
tienen que ser tomadas en consideración.

He educado mi cuerpo para que pueda manifestar
totalmente las sensaciones del alma.

¿Qué es un maestro?

No es aquel que enseña algo,
sino aquel que inspira al mundo para que dé
lo mejor de sí mismo
y descubra lo que ya sabe.

Paulo Coelho





Verano de 1970







El carnaval era una tradición en el pueblo,
muchos se disfrazaban
para recorrer las calles.
Había máscaras y antifaces,
unos bellos otros no tanto...
Reinaba la alegría por aquellas épocas
donde se vivía el presente
y nadie pensaba
en la finitud de la vida.


Siempre me gustaron las flores...


El traje lo había estrenado
en un acto escolar y lo guardaba como un tesoro.
Era amarillo y blanco, con tules
y lentejuelas chiquitas.
Evidentemente, iba disfrazada de margarita
en aquella carroza real
que ya tenía una princesa de larga cabellera
y ojos azul mar.


Participé del carnaval
en aquel verano de 1970.
La carroza se llamaba
"El Pimpollo"
y yo iba vestida de flor.
Entre luces y sombras,
las máscaras mostraban el artificio
de lo efímero.
A mí
no me gustaba mucho el carnaval;
me parecía algo violento y desenfrenado
cuando querían arruinar
mis mejillas empolvadas.

Yo no jugaba, sólo miraba;
solía hacerlo pero en las veredas de mi casa.
Por aquellas callejas
pobladas de lucernas,
parecía muñeca de cera,
no quería que nadie  me tocara...

Luján Fraix




Free background from VintageMadeForYou