Shirley Deaville












Desde 1979 la artista Shirley Deaville se ha dedicado a la pintura como profesión.
La integridad de su trabajo se ha valorizado 
y ha adquirido respeto y entusiasmo por parte de los coleccionistas.

Shirley y su esposo tienen un hogar en la zona rural de Ontario.
Ama a los animeles: su golden retriver, Norman y su gato de calicó
conforman la familia.


Shirley interpreta deliciosamente las adorables criaturas
con amoroso detalle y fantasía,
llevando amistad y alegría a cada uno de sus lienzos.


A Shirley Deaville

Mundo ideal,
pequeño tesoro guardado...,
es cofre de ilusión
en las tardes dibujadas de cielos
cuando la vida
se tornaba larga 
y la esperanza golpeaba
con latidos presurosos
el lado niño
del alma.

Luján 2014



¿Por qué el conejo simboliza La Pascua?






Cuenta la leyenda que, cuando sepultaron a Jesús había dentro de la cueva un conejo escondido que, muy asustado, veía cómo toda la gente entraba , lloraba y estaba triste porque Jesús había muerto.

El conejo se quedó ahí viendo el cuerpo de Jesús cuando pusieron la piedra que cerraba la entrada y lo miraba y lo miraba y se preguntaba quién sería ese señor a quien querían tanto todas las personas.

Así pasó mucho rato observándolo, todo el día y toda la noche, cuando de repente vio algo sorprendente: Jesús se levantó y dobló las sábanas con las que lo habían envuelto. Un ángel quitó la piedra que tapaba la entrada y Jesús salió de la cueva. Vivo!!!. 

El conejo comprendió que Jesús era el Hijo de Dios y decidió que tenía que avisar al mundo y a todas las personas que lloraban porque no tenían que estar tristes, Jesús había resucitado. Como los conejos no pueden hablar, se le ocurrió que si les llevaba un huevo pintado, ellos entenderían el mensaje de vida y alegría, y así lo hizo.

Desde entonces, según la leyenda, el conejo sale cada domingo de Pascua a dejar huevos de colores en todas las casas para recordar al mundo que Jesús resucitó y que hay que vivir alegres.

Amar


Obras de Anne-Julie Aubry


Amo todo lo que da forma a mi vida:
las luces de la ciudad aunque se apaguen,
el tocar el sol aunque no lo alcance,
la risa, el llanto.


Amo los seres y los animales,
los momentos en que puedo pensar a solas,
la gente pura de alma,
la libertad, la justicia.


Amo el sol de la siesta,
las hojas amarillas de los árboles,
el otoño y la primavera,
la humildad, la nobleza.


Amo la pureza de las ideas,
la sencillez de las formas,
la emoción que grito con palabras
hasta quedarme sin aliento...

Luján 1985.

Mi rebeldía




Cuando era niña, a los cinco años, me iba a la escuela sola.
No quería que mi mamá, que era muy sobreprotectora, me llevara...
Como ella tenía miedo porque yo era muy pequeña
me seguía a media cuadra de distancia.
Yo me daba vueltas lentamente de trecho en trecho;
ella entonces se escondía detrás de un árbol.
Yo la tenía amenazada, siempre fui rebelde...

Luján 2014
Free background from VintageMadeForYou