Translate

lunes, 4 de mayo de 2015

Siempre...





Es muy bonito leerle a un niño...


Escuchan con total atención.
En ese instante sólo existe para ellos
la historia que les estás contando.

Eso es algo maravilloso porque los adultos, por lo general,
tienen capacidad para la dispersión.

***