Translate

viernes, 14 de julio de 2017

Mis fantasmas blancos






Me gustaban las casas abandonadas,
como a todos los niños,
solíamos ir a una que quedaba cerca del río.
Nos acercábamos con miedo y curiosidad
y mirábamos por las ventanas
grises para observar...

¿Qué? ¿A quién?

Queríamos ver fantasmas blancos,
mujeres vestidas con trajes de novia...
caminando dispersas rumbo a un punto fijo,
muchos ojos y miradas.

A menudo,
alguien del lugar nos invitaba a irnos,
por decirlo de una manera más delicada,
pero siempre antes de marcharnos
bajábamos hasta el río
por una escalinata de la casona
donde había una piscina sin terminar
con huellas...

No eran espejismos.




"Contemplando un futuro tan amplio y luminoso como aquella avenida,
y por un instante pensé que no había más fantasmas
allí que los de la ausencia y la pérdida,
y que aquella luz que me sonreía era de prestado
y sólo valía mientras pudiera sostener con la mirada,
segundo a segundo"

Carlos Ruíz Zafón




"No hay una vieja casa que no tenga sus historias, no existe una vieja casa que no tenga sus fantasmas"

Diane Setterfield

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Free background from VintageMadeForYou