Translate

sábado, 6 de mayo de 2017

Verano de 1970







El carnaval era una tradición en el pueblo,
muchos se disfrazaban
para recorrer las calles.
Había máscaras y antifaces,
unos bellos otros no tanto...
Reinaba la alegría por aquellas épocas
donde se vivía el presente
y nadie pensaba
en la finitud de la vida.


Siempre me gustaron las flores...


El traje lo había estrenado
en un acto escolar y lo guardaba como un tesoro.
Era amarillo y blanco, con tules
y lentejuelas chiquitas.
Evidentemente, iba disfrazada de margarita
en aquella carroza real
que ya tenía una princesa de larga cabellera
y ojos azul mar.


Participé del carnaval
en aquel verano de 1970.
La carroza se llamaba
"El Pimpollo"
y yo iba vestida de flor.
Entre luces y sombras,
las máscaras mostraban el artificio
de lo efímero.
A mí
no me gustaba mucho el carnaval;
me parecía algo violento y desenfrenado
cuando querían arruinar
mis mejillas empolvadas.

Yo no jugaba, sólo miraba;
solía hacerlo pero en las veredas de mi casa.
Por aquellas callejas
pobladas de lucernas,
parecía muñeca de cera,
no quería que nadie  me tocara...

Luján Fraix




LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Free background from VintageMadeForYou