Translate

sábado, 31 de diciembre de 2016

Feliz año nuevo




Feliz año 2017
para todos los amigos que visitan este blog
con mi cariño y gratitud de siempre.

Los quiero,
sé que están ahí
y por eso me emociona.

Necesitamos que ese niño que llevamos dentro
siga siendo feliz.

Besos



sábado, 24 de diciembre de 2016

La nieta menor




Recuerdo una Noche buena
en la casa de mis abuelos Juana y Eduardo.
Yo era la nieta menor.
Estaban todos mis tíos,
de la familia de mi papá,
mis primos...

Mi abuela iba y venía de la cocina
pues estaba asando unos pollos,
yo me aburría muchísimo porque mis primos
no reparaban en mí.


Es que era pequeña, tendría cinco años,
y ellos como diez más... algunos...

Yo quería irme,
sentía una enorme soledad
en medio de ese bullicio,
en mi casa estaba más acompañada...

Aquella fue la única Noche buena que pasé
con mis abuelos
que dejó una huella en mi camino,
un mensaje,
tal vez una enseñanza.

Luján Fraix





lunes, 19 de diciembre de 2016

Esperando a "El Niño Dios"


Lizzie Mack




En la nochebuena,
cuando todos los niños permanecían dormidos,
yo solía esperar a "El Niño Dios" despierta...
A mi mamá le daba lástima
cuando miraba por las ventanas
diciendo que había escuchado ruidos...

Mi primer regalo fue una muñeca de mi misma estatura
que me regaló mi papá.
Recuerdo que, detrás de un sillón, escondida,
le corté el flequillo creyendo que le crecería...
Luego lloré mucho
cuando me di cuenta de que la había arruinado.

Aquellas ilusiones que viví
en Nochebuena por aquellos años
fueron como el principio de las cosas,
el génesis,
como ver a Dios.



Luján Fraix



sábado, 17 de diciembre de 2016

Inocencia, de Héctor Rubini




Ten Fao Lin, el hombre más viejo de la aldea, se detuvo ante la puerta de la casa de su hijo. Sentada en el umbral, su nieta Shao Tao lloraba. El anciano acarició el negro cabello de la niña, contorneó su rostro y secó una lágrima que corría por la mejilla de la hija de su hijo.

-¿Por qué, Shao Tao, lloras tan amargamente?
-Abuelo-dijo la pequeña-he oído decir que el tigre devorador de hombres ha vuelto al bosque y temo por los míos y lloro por mi padre.
-Pero tu padre jamás entra al bosque. Sólo tu madre acude allí por leña.
-Lo sé. Oh anciano! Y también lloro por mi madre.
-Pues enjuga tu llanto. Si tu madre va al bosque, la escolta tu hermano.
-Es cierto, abuelo. Pero el caso es que también lloro por mi hermano.
-Pero él, Shao Tao, es el mejor cazador de la comarca. No debes llorar, ya que Xao Lin, tu hermano, de seguro acabará con la fiera.
-No lo dudo, abuelo. Pero no cesarán mis lágrimas, ya que también... También lloro por el tigre.

Héctor Rubini (Buenos Aires)

Trabajo premiado en el concurso de Edit. Tusquets, Barcelona, España. "Relatos hiperbreves". Antología "Quince líneas"


miércoles, 14 de diciembre de 2016

Ferrándiz, postales de Navidad










En los años 70 las postales de Ferrándiz fueron un éxito para convertirse
con el paso de las décadas en un mito.
Y con motivo: su calidad, armonía, esas expresiones tiernas
de personas y animales 
nos llegan al alma con su mirada risueña.

Para recordar un cuento clásico de Navidad
Ferrándiz te ayudará con sus entrañables ilustraciones.






viernes, 9 de diciembre de 2016

Siempre juntos




Gracias por estar, por compartir los sueños...
aquellos que llevamos dentro desde que éramos niños.

Hay que seguir caminando 
porque de eso se trata la vida.

Luján


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...