Translate

viernes, 10 de julio de 2015

Buenos Amigos





Había una vez una lechuza solitaria y muy trabajadora.
Todas las noches, recorría el campo y volvía cargada de alimentos.
Una mañana, mientras dormía, cuatro teritos muy juguetones saltaban cerca de su cueva y cantaban:

-Teru, teru, teru...
¡Alerta que va el viajero!

Molesta la lechuza con tanta bulla, les dijo:

-¡Fuera de aquí, chillones!-y soltó un cascarón que, al romperse, dispersó gusanos y bichitos.

-¡Qué rica comidita!-dijeron los teros picoteando.
-¡Oh, qué desgracia!-exclamó la lechuza-, descuidada tiré mis provisiones.

-No se aflija, señora lechuza, y coma con nosotros el fruto de su trabajo.

Desde entonces, teros y lechuzas son buenos amigos.

Cuento de autor anónimo de mi libro de cuentos infantiles "Pimpollito" de María E. Altube de 1967.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Free background from VintageMadeForYou