Entradas populares

jueves, 31 de julio de 2014

Paz



Hoy más que nunca pido paz...
Pareciera que la vida no tiene valor
cuando es lo único que tenemos.

lunes, 28 de julio de 2014

Bambi



Érase una vez un bosque donde vivían muchos animales y donde todos eran muy amiguitos. Una mañana un pequeño conejo llamado Tambor fue a despertar al búho para ir a ver un pequeño cervatillo que acababa de nacer. Se reunieron todos los animalitos del bosque y fueron a conocer a Bambi, que así se llamaba el nuevo cervatillo. Todos se hicieron muy amigos de él y le fueron enseñando todo lo que había en el bosque: las flores, los ríos y los nombres de los distintos animales, pues para Bambi todo era desconocido.

Todos los días se juntaban en un claro del bosque para jugar. Una mañana, la mamá de Bambi lo llevó a ver a su padre que era el jefe de la manada de todos los ciervos y el encargado de vigilar y de cuidar de ellos. Cuando estaban los dos dando un paseo, oyeron ladridos de un perro. “¡Corre, corre Bambi! -dijo el padre- ponte a salvo”. “¿Por qué, papi?”, preguntó Bambi. Son los hombres y cada vez que vienen al bosque intentan cazarnos, cortan árboles, por eso cuando los oigas debes de huir y buscar refugio.

Pasaron los días y su padre le fue enseñando todo lo que debía de saber pues el día que él fuera muy mayor, Bambi sería el encargado de cuidar a la manada. Más tarde, Bambi conoció a una pequeña cervatilla que era muy muy guapa llamada Farina y de la que se enamoró enseguida. Un día que estaban jugando las dos oyeron los ladridos de un perro y Bambi pensó: “¡Son los hombres!”, e intentó huir, pero cuando se dio cuenta el perro estaba tan cerca que no le quedó más remedio que enfrentarse a él para defender a Farina. Cuando ésta estuvo a salvo, trató de correr pero se encontró con un precipicio que tuvo que saltar, y al saltar, los cazadores le dispararon y Bambi quedó herido.

Pronto acudió su papá y todos sus amigos y le ayudaron a pasar el río, pues sólo una vez que lo cruzaran estarían a salvo de los hombres, cuando lo lograron le curaron las heridas y se puso bien muy pronto.

Pasado el tiempo, nuestro protagonista había crecido mucho. Ya era un adulto. Fue a ver a sus amigos y les costó trabajo reconocerlo pues había cambiado bastante y tenía unos cuernos preciosos. El búho ya estaba viejecito y Tambor se había casado con una conejita y tenían tres conejitos. Bambi se casó con Farina y tuvieron un pequeño cervatillo al que fueron a conocer todos los animalitos del bosque, igual que pasó cuando él nació. Vivieron todos muy felices y Bambi era ahora el encargado de cuidar de todos ellos, igual que antes lo hizo su papá, que ya era muy mayor para hacerlo.

Cuento de Félix Saltén (1923)



domingo, 27 de julio de 2014

Odín y Beppo, los gatos de Borges



En la biografía de Borges, hay algo que llama la atención, es su extremado amor por los gatos. Borges sentía debilidad por Odín y por Beppo. De este último, en particular, contó innumerables anécdotas a lo largo de muchas entrevistas que le hicieron e incluso le dedicó uno de sus más conocidos poemas.

BEPPO

El gato blanco y célibe se mira
en la lúcida luna del espejo
y no puede saber que esa blancura
y esos ojos de oro que no ha visto
nunca en la casa son su propia imagen.
¿Quién le dirá que el otro que lo observa
es apenas un sueño del espejo?
Me digo que esos gatos armoniosos
el de cristal y el de caliente sangre,
son simulacros que concede el tiempo
un arquetipo eterno. Así lo afirma,
sombra también, Plotino en las Ennéadas:
¿De qué Adán anterior al paraíso,
de qué divinidad indescifrable
somos los hombres un espejo roto?

Jorge L. Borges




sábado, 26 de julio de 2014

jueves, 24 de julio de 2014

El castillo de la Bella Durmiente




Walt Disney sabía en dónde poner el ojo. El castillo de la famosa película LA BELLA DURMIENTE está inspirado nada más y nada menos que en el castillo de Neuschwanstein, que es hoy uno de los principales atractivos turísticos de Alemania.

Fue construido por Luis II de Baviera en 1866 y es parte de la famosa Ruta de los Castillos, una carretera de curvas y contracurvas montañosas que atraviesa toda Alemania y que merece ser visitada.

Desde el camino se pueden ver los castillos imponentes y atravesar ciudades medievales. Luego de mil kilómetros de magia se cruza la frontera hacia República Checa y se llega a un final más que prometedor; la fantástica ciudad de Praga.

En invierno
cubierto de nieve
se ve mágico.



lunes, 21 de julio de 2014

Quisiera...




Quisiera de niña haber vivido inviernos
con mucha nieve para hacer muñecos...


jugar bajo las hojas de un árbol centenario
con prismas de ensueño


y unicornios felices.


Ser una princesa,
aquella de las páginas de mis relatos queridos,
 duende y leyenda,
rumor de agua mansa.


Encontrar cuentos reales
debajo del viejo sauce,
en aquel campo donde las almas
hablaban con el tiempo, las penumbras
y los nidos.


Finalmente,
convertirme en hada 
para despertar el jardín con su primer pétalo,
para devolver las horas a la infancia,
para poblar de sonrisas mi alma.

Luján 2014

Pinturas de Ruth Sanderson

viernes, 18 de julio de 2014

El mago Merlín



Hace muchos años, cuando Inglaterra no era más que un puñado de reinos que batallaban entre sí, vino al mundo Arturo, hijo del rey Uther.

La madre del niño murió al poco de nacer , y el padre se lo entregó al mago Merlín con el fin de que lo educara. El mago Merlín decidió llevar al pequeño al castillo de un noble, quien, además, tenía un hijo de corta edad llamado Kay. Para garantizar la seguridad del príncipe Arturo, Merlín no descubrió sus orígenes.

Cada día Merlín explicaba al pequeño Arturo todas las ciencias conocidas y, como era mago, incluso le enseñaba algunas cosas de las ciencias del futuro y ciertas fórmulas mágicas.

Los años fueron pasando y el rey Uther murió sin que nadie le conociera descendencia. Los nobles acudieron a Merlín para encontrar al monarca sucesor. Merlín hizo aparecer sobre una roca una espada firmemente clavada a un yunque de hierro, con una leyenda que decía:
"Esta es la espada Excalibur. Quien consiga sacarla de este yunque, será rey de Inglaterra"

Los nobles probaron fortuna pero, a pesar de todos sus esfuerzos, no consiguieron moverla ni un milímetro. Arturo y Kay, que eran ya dos apuestos muchachos, habían ido a la ciudad para asistir a un torneo en el que Kay pensaba participar.

Cuando ya se aproximaba la hora, Arturo se dio cuenta de que había olvidado la espada de Kay en la posada. Salió corriendo a toda velocidad, pero cuando llegó allí, la puerta estaba cerrada.
Arturo no sabía qué hacer. Sin espada, Kay no podría participar en el torneo. En su desesperación, miró alrededor y descubrió la espada Excalibur. Acercándose a la roca, tiró del arma. En ese momento un rayo de luz blanca descendió sobre él y Arturo extrajo la espada sin encontrar la menor resistencia. Corrió hasta Kay y se la ofreció. Kay se extrañó al ver que no era su espada.

Arturo le explicó lo ocurrido. Kay vio la inscripción de "Excalibur" en la espada y se lo hizo saber a su padre. Éste ordenó a Arturo que la volviera a colocar en su lugar. Todos los nobles intentaron sacarla de nuevo, pero ninguno lo consiguió. Entonces Arturo tomó la empuñadura entre sus manos. Sobre su cabeza volvió a descender un rayo de luz blanca y Arturo extrajo la espada sin el menor esfuerzo.

Todos admitieron que aquel muchachito sin ningún título conocido debía llevar la corona de Inglaterra, y desfilaron ante su trono, jurándole fidelidad. Merlín, pensando que Arturo ya no le necesitaba, se retiró a su morada.

Pero no había transcurrido mucho tiempo cuando algunos nobles se alzaron en armas contra el rey Arturo. Merlín proclamó que Arturo era hijo del rey Uther, por lo que era rey legítimo. Pero los nobles siguieron en guerra hasta que, al fin, fueron derrotados gracias al valor de Arturo, ayudado por la magia de Merlín.

Para evitar que lo ocurrido volviera a repetirse, Arturo creó la Tabla Redonda, que estaba formada por todos los nobles leales al reino. Luego se casó con la princesa Ginebra, a lo que siguieron años de prosperidad y felicidad tanto para Inglaterra como para Arturo.

"Ya puedes seguir reinando sin necesidad de mis consejos -le dijo Merlín a Arturo-. Continúa siendo un rey justo y el futuro hablará de ti"


Desconozco quién es el autor de esta versión del cuento.
Muchos autores han escrito sobre el mago Merlín: Robert de Borón, Néstor Barron, entre otros.

miércoles, 16 de julio de 2014

"Una casa bien abierta"



Una casa es, en primer lugar,
una palabra.

Marcos comienza a explorarla a través de sus sonidos
y de las distintas modulaciones
que descubre.
Y cuando se cansa de jugar con los sonidos,
la escribe en la arena y marca cada letra,
como si la palabra fuese un camino
lleno de ondas y curvas.
Así llega al mar y a nuevos descubrimientos:
el mundo como una casa,
el deseo de una familia.

Una hermosa historia del escritor Carlos Pessoa Rosa
(Brasil, 1949)
y la ilustradora Claudia Legnazzi,
en una colección de ilustrados para pequeños lectores
y grandes curiosos.



Otros libros de la ilustradora
Claudia Legnazzi



domingo, 13 de julio de 2014

Adolie Day










Adolie Day es una artista y dibujante francesa que trabaja
el acrílico y el grafito
y también lo hace en formato digital.
Su trabajo es etéreo, de ensueño...



sábado, 12 de julio de 2014

El Parasol





El cumpleaños de Linda llegaba en la época más calurosa del año, cuando la gente huía del ardiente sol en busca de lugares frescos. Para su cumpleaños, sus padres le regalaron un bonito parasol.

-¿Puedo salir sola de paseo con mi nuevo parasol? —le preguntó a su madre.
—Está bien, pero no tardes y ten mucho cuidado.

Linda caminaba junto a un arrozal en dirección a la selva, cuando vio a un gigantesco gorila que avanzaba entre los árboles balanceándose y con los brazos colgando.

"¡Ay de mí! Sólo puedo esconderme detrás de mi parasol y aguardar a que me atrape", pensó Linda. Así pues, temblando, se arrodilló detrás de su parasol. Pero no sucedía nada, no sucedió nada. Cuando Linda se asomó por detrás de su parasol, todo estaba tranquilo, y no había ningún gorila a la vista.

Siguió caminando y al poco rato vio una siniestra silueta deslizándose entre los arbustos. ¡Era un tigre que avanzaba sigilosamente hacia ella!

"¡Ay de mí! Sólo puedo esconderme detrás de mi parasol y aguardar a que me atrape", pensó.

 Así pues, temblando, se ocultó de rodillas detrás de su parasol. Pero no sucedía nada, no sucedió nada. Cuando se asomó, todo estaba tranquilo, y no había ningún tigre a la vista.

Al poco de iniciar su camino, una sombra oscura le hizo levantar la vista. Una inmensa águila de alas gigantescas se abatía sobre ella.

"¡Ay de mí! Sólo puedo esconderme detrás de mi parasol y aguardar a que me atrape", pensó. Así pues, temblando, se sentó detrás de su parasol y esperó. Pero no sucedía nada, no sucedió nada. Cuando se asomó por detrás de su parasol, todo estaba tranquilo, y no había ningún pajarraco a la vista.

Al regresar a casa, Linda contó a la madre sus aventuras.
—¿Has mirado el exterior de tu parasol? —le preguntó su madre.
Linda abrió su parasol y cuando fue a examinarlo, dio un salto atrás asustada. En el parasol había pintado un refulgente dragón de mirada temible y afiladas garras.
—Ahora comprenderás —dijo la madre—, lo bien que te ha protegido el dragón.

Anónimo

domingo, 6 de julio de 2014

Amor por los animales



Desde niña me enseñaron a amar a los animales.

Qué felicidad!!!

Ellos nos dan tanto amor sin esperar nada,
que lo mínimo que podemos hacer
es abrigarlos.

Gracias a ellos, los que ya partieron,
por haberme querido tanto...

Gracias Suri
por estar tan cerca,
por iluminar mi humilde sendero.

Luján 2014



jueves, 3 de julio de 2014

El viaje hacia uno mismo...



El viaje hacia uno mismo
es el mejor encuentro.

Feliz tarde de jueves
queridos amigos.

miércoles, 2 de julio de 2014

"Más allá de mi brazo"


Un texto simple y pleno de sugestión
e ilustraciones singulares y mágicas
componen
"Más allá de mi brazo",
un libro que se propone para niños
a partir de los 3 años
y que es ideal para los que comienzan a leer.

Jorge Luján, escritor argentino
residente en México 
y la dibujante francesa Mandana Sadat
proponen así una obra muy atractiva,
que captura la atención
con pocos y muy logrados elementos.

Una niña pequeña mueve su brazo y,
ante cada movimiento,
el mundo que la rodea,
bajo la mirada de sus padres,
se abre en un universo de color y de magia.

***

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Fondos para tu blog

Plumrose Lane