Entradas populares

domingo, 12 de enero de 2014

Cómo poner límites a los hijos y mantenerlos




Los padres fortalecen la autoestima de sus hijos cuando ponen bien los límites, sin humillar, sin comparar, sin violencia. Le enseñan al hijo cómo hacer concretamente para respetarlo ( por ejemplo, se puede poner un límite de horario para volver a casa pero hay que enseñarle cómo no dejarse presionar por los amigos); y lo premian o reconocen de algún modo porque fue capaz de respetar el límite. De ese modo el hijo va experimentando la satisfacción de ser dueño de sí mismo ante los límites.

Los padres contribuyen a minar la autoestima de los hijos si no ponen límites, o los ponen mal, es decir, con violencia verbal o física, humillando o comparando a sus hijos con otro hermano o con cualquier otra persona; o sin sostener el límite en forma coherente, independientemente del estado de ánimo ( por ejemplo, si la madre o el padre está contento deja pasar lo que no admite cuando está enojado); no les enseñan cómo hacer para respetarlo, o no reconocen nunca cuando sus hijos han sido capaces de respetar las normas que les pusieron.

En estos casos el hijo comienza a pensar que no es suficientemente valioso como para que sus padres se tomen la molestia de ponerle límites, o bien piensa que no es capaz de tener autocontrol sobre sí mismo. Eso lo hará sentir inseguro e incapaz a lo largo de su vida.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Fondos para tu blog

Plumrose Lane