Entradas populares

martes, 26 de junio de 2012

Thomas Kinkade

Pintor de Ensueño






LA NOCHE Y LA CASA

Cuando duermes ciudad, ensimismada
en el idioma negro de las cosas,
no reconozco el jardín, las rosas,
la sombra de la verja con su arcada.

Esa casa, ese patio...¡casi nada!,
mi casa, las ventanas, el sosiego,
lugar mudo y sin luz cuando llego,
fue una vez mi sostén y mi morada.

Mi ciudad gigantesca tiene sueños
de corceles, de lunas y de emblema
que el cielo va surcando como ensueños.

Traerán cantando mi primer poema
dos duendes amarillos y pequeños...
y habrá un rosal con su primera yema.

Eva Basso de Leone

miércoles, 20 de junio de 2012

Mi primera maestra



a mi madre

Me enseñaste las primeras letras,
me vestiste de encajes,
muñeca de seda.
Labraste las horas
en tu nido de invierno,
con tus tejidos de noche
me miraste el cuaderno.
Aprendí a leer despacio...
Tus códigos
fueron mi senda de vida;
con ejemplos
educaste mis alas
volando de tu mano querida.
Siempre cuidaste de mí como niña pequeña
aun cuando la niña eras tú
angustiada y desierta.
Me enseñaste a amar
la vida, mi vida...
con azul de poema
y lluvia en los techos
derramando una estrella.

Luján 2011

martes, 5 de junio de 2012

Pablo Picasso... su infancia



El pintor Pablo Picasso fue un niño que odiaba la escuela y al que le gustaba garabatear con un lápiz todo lo que tenía a su alcance, según un libro sobre anécdotas familiares de su infancia publicado no hace mucho.

El libro que narra los primeros años de la vida del artista, con las primeras palabras que pronunció o sus correrías por la malagueña plaza de la Merced, se titula "Picasso en la infancia", escrito por el periodista andaluz Pedro Gómez.


Gustaba de recortar con las tijeras todos los papeles que había en la casa para crear flores, animales, monigotes..., con los que podía jugar a las sombras chinescas.

En la infancia de Picasso tuvieron mucha importancia las mujeres, ya que se crió rodeado de ellas, como su madre, por la que sentía verdadera admiración y amor, su hermana y sus tías Eladia y Heliodora, asegura la obra de Pedro Gómez.

A Pablito, como le llamaban, le gustaba jugar con sus primas y le encantaba disfrazarse. Con sólo catorce años Picasso sintió dentro de sí la chispa del amor, al sentir una especial atracción hacia una de sus primas, Carmen Blasco Alarcón.


El libro relata su traslado a la ciudad gallega de La Coruña, donde consiguió adaptarse y más tarde a Barcelona donde todos se amoldaron a la perfección, así como su salida de Málaga, a la que siempre deseó volver.


El artista no regresó a Málaga, pero su casa natal fue inaugurada en 1998 por los reyes de España, momento en que la Reina Sofía tuvo entre sus manos el hasta entonces único ejemplar de "Picasso en su Infancia"


La Reina manifestó entonces que era una pena que sólo existiera un ejemplar de la obra, por lo de la Diputación de Málaga se comprometió a elaborar una edición especial-explicó el presidente de la institución provincial, Luis Vázquez Alfarache.

Un año después, el libro finalmente acercó a los lectores los pormenores de la niñez de Picasso y el tiempo fomentó una obra de caridad, ya que los beneficios que se obtuvieron con su venta se destinaron a las Hermanitas de los Pobres, a petición de la Reina.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Fondos para tu blog

Plumrose Lane