Translate

domingo, 29 de abril de 2012

Madre-Niña


Ayer, en un portal de Buenos Aires
igual a los de Roma o los de Dallas,
te encontré, pasajera de la pena,
tratando de dormir tu madrugada.
Me detuve y miré, sin aceptarlo,
ese horror que la vida me acercaba,
y vi tu rostro extraño y taciturno.
Niña-mujer. Pequeña-madre-anciana.
Vi tu cuerpo cubierto por un diario
que el viento pretendía alzar en andas,
vi tu vientre abultado y vi tus formas,
que debajo del diario tiritaban,
y en la "sala de estar" de la vereda
vi un seco ramillete esperanzas.
Yo contemplé, llorando de impotencia,
tu sueño sin juguetes y sin mantas,
sueño de niños pobres y sin sueños,
arrabal de una muerte apresurada,
funesta geografía de sollozos,
dolor sin atenuantes de revancha,
pordiosera vejada por la vida
que parirás el fruto de tu entraña
una triste y morena criatura
muñeca de madres sin infancia,
para que por cierto tendrás listos
tus senos breves para alimentarla,
un diario más para calmarle el frío
y un cubo de cartón para acunarla.

Héctor Rubini

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Free background from VintageMadeForYou