"No tener edad ni dolor sólo una casa de colores y una sonrisa grande llena de música"

.

.
Millais

amigos

martes, 4 de octubre de 2011

LA FLORISTA






En el café lloraban los violines
entre el cascabeleo de cristales.
-¿Flores, señor?. Hay rosas y jazmines...
musitaron dos labios musicales.

Hubo en la voz íntima dulzura
suavisadora del ofrecimiento,
que alcé la vista hacia la criatura
desde la ausencia de mi pensamiento.

Era una niña blanca, bella y fina
y, anémica, como una colombina
de labios rojos y óvalo amarillo,

y al ofrecerme el precio de su cena,
se fugaron las rosas del cestillo
hacia sus dos mejillas de azucenas.

Rafael Arrieta



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...